Buscar

¿CÓMO EMPEZAR UN HUERTO EN CASA?



Cultivar tus propios alimentos es una gran forma de llevar vegetales frescos a tu mesa. Saber de dónde provienen los alimentos es uno de los grandes beneficios de cultivar en casa además de ser un gran ejemplo para las futuras generaciones y generar un ahorro económico.


Es muy fácil empezar a cultivar, solo necesitas una pala pequeña, macetas, sustrato de cultivo y lo más importante un lugar que tenga buena luz de sol.


1. Elegir el lugar correcto.

Si estás empezando tu primer huerto, es importante que antes de cualquier cosa te fijes como recorre el sol en dónde has pensado empezar a cultivar. Podemos pasar por alto este detalle y sin embargo la luz es fundamental para el desarrollo de las plantas. Algunos vegetales necesitan al menos 6 horas de luz solar al día. Elige un lugar lejos de la sombra de árboles y edificios.


Mide las dimensiones del área y si te es posible haz un dibujo del área, esto te servirá para saber con qué área cuentas para cada cultivo y cuantas plantas vas a poder sembrar. No necesita ser un dibujo profesional ni mucho menos, pero si que te sirva para que tu puedas planear mejor tu huerto.


Toma en cuenta la toma de agua más cercana al huerto. Hay distintos tipos de riego que puedes utilizar, como puede ser: riego por aspersión, riego por goteo o bien regar de forma tradicional con una manguera o una regadera de jardín. No quieres estar cargando el agua en largas distancias, así que este punto es importante a considerar antes de empezar.


Asegúrate que el lugar tenga un buen drenaje. La manera ideal es colocando una cama de grava antes de vaciar el sustrato, esto es si vas a sembrar en cajones de cultivo o en algún área desde cero. Coloca 10 cm de espesor de grava en el área para un buen drenaje.


*La grava ideal sería tezontle (rojo o negro es indistinto) ya que es un material poroso y ligero.


Preparar el terreno de tu huerto.

Utiliza un rastrillo pequeño para aflojar y excavar el suelo y rompe esos terrones que se forman para poder tener una textura homogénea.


Con un rastrillo grande remueve el pasto, hierbas, piedras y raíces que puedan existir en el área a utilizar. Con la ayuda de una pala o una azada mezcla sustrato nuevo con el suelo, asegúrate de tener una mezcla homogénea perfectamente mezclada.



Otro método para empezar a cultivar es utilizando camas de cultivos conocidas en inglés como "raised beds" qué, son cajones de cultivo donde se vierte el sustrato a utilizar según el tipo de cultivo. Hablaremos más acerca de este método de cultivo en otro proyecto.


¿Empezar desde cero o trasplantando?

Es una pregunta importante que debes de hacerte al iniciar un proyecto nuevo


TIP PISUMMA - Si quieres ahorrar dinero, te recomendamos empezar tu cultivo germinando las semillas en cambio si lo que quieres es ahorrar tiempo te recomendamos empezar tu cultivo con plantas jóvenes para que crezcan y den frutos en tu huerto.

Empezar desde cero implica mayor compromiso y más atención al crecimiento de las plantas pero sin duda te va a generar un mayor grado de satisfacción el resultado final. La decisión es tuya.


Si quieres conocer cómo germinar las semillas lee nuestro proyecto "Empezando a cultivar" dónde aprenderás los tips necesarios para germinar tus semillas.


Si has decidido empezar tu huerto con plantas jóvenes, ten en mente que la mejor época para trasplantar es una vez que hayan concluido las heladas. Algunos vegetales y hortalizas como son los jitomates son


muy sensibles al frío y se debe tener un cuidado especial al cultivar a cielo abierto.


Eligiendo los cultivos ideales.

Los cultivos más sencillos para empezar son: betabel, lechuga, kale, pepino, chícharos, rábano y jitomate cherry.


Las calabazas también son cultivos recomendables para quien empieza su huerto. Tanto la calabaza mallorca como la calabaza dulce (calabaza americana).


Cultiva lo que vayas a consumir, no pierdas tiempo en cultivar vegetales u hortalizas que a nadie les gusta o qué consumes en rara ocasión. Es mejor cultivar pocos tipos pero que le saques un buen provecho al área total de tu huerto.


Ten en cuenta que no todos los cultivos son los ideales para la zona en la que tu te encuentras, esto debido a condiciones climáticas, altura y frecuencia de lluvias. Pregunta a tu proveedor local cuáles son los frutos y vegetales más recomendables para tu zona.


Paso a paso: Cultivo a cielo abierto.


Cuando estés listo para empezar a cavar, utiliza una pala para hacer los hoyos donde colocarás las plantas. Asegúrate de que el hoyo que estás cavando se al menos el doble de profundo y de diámetro que el contenedor de la planta que vas a colocar. Lo anterior para poderle dar el espacio suficiente a la planta para desarrollarse correctamente.


Ya que hayas colocado la planta cubre los espacios con sustrato. OJO: no cubras la planta más de cómo haya estado en la maceta de la que la acabas de quitar. Presiona ligeramente el sustrato.


Algunos cultivos requieren guías para poder crecer hacia arriba, como lo son los jitomates y los chícharos. Asegúrate de enterrarlos correctamente y que queden fijos.


Riega tus plantas o semillas sin llegar al punto de saturación. OJO: si riegas de más es posible que las semillas floten y se esparzan por todo tu huerto.


Riega de nuevo cuando veas que el sustrato se haya secado por completo (OJO, revisa que a una profundidad de 5 cm esté seco igualmente). Una buena forma de tener un cultivo siempre hidratado es añadiendo un sistema de riego por goteo o con un cronómetro.


Trata de no caminar dentro del huerto para no compactar el sustrato. Recuerda que las raíces necesitan aire para poderse desarrollar plenamente.


Puedes utilizar fertilizante para nutrir tus plantas si lo deseas, solo recuerda leer el instructivo de aplicación antes de usar.


Paso a paso: Cultivo en maceta.

Si el espacio de tu huerto es limitado o bien si no quieres utilizar las camas de cultivo, entonces la mejor opción es mantener los cultivos en macetas.


Utiliza cubetas de 5 galones (19 litros). Con la ayuda de un taladro haz de 10 a 15 barrenos en la base de la cubeta que servirá como drenaje para el exceso de agua.


Llena la base de la cubeta con 5 cm de grava (OJO: un buen material es tezontle rojo o negro por su ligereza) y después llena la cubeta con el sustrato recomendado por tu proveedor local para el tipo de cultivo que vas a sembrar.


Si las plantas que compraste son pequeñas puedes sembrar 2 o 3 (dependiendo de su tamaño) en una sola cubeta. Al trasplantar recuerda presionar ligeramente el sustrato.


Riega de forma abundante cada que el sustrato se haya secado por completo (OJO, revisa que a una profundidad de 5 cm esté seco igualmente).


Puedes utilizar fertilizante para nutrir tus plantas si lo deseas, solo recuerda leer el instructivo de aplicación antes de usar.


Recuerda que la luz es un aspecto fundamental para el desarrollo de las plantas, por lo que si no tienes al menos 6 horas de luz, mueve las plantas a un lugar donde reciban la luz suficiente para cumplir con este tiempo.


Tips e ideas para tu huerto.

No es necesario cultivar todos tus vegetales y hortalizas de jalón, puedes escalonar los cultivos o bien "alargar" su producción. Una vez que hayas empezado un cultivo espera un par de semanas o el tiempo que tú quieras para sembrar nuevas semillas/plantas del mismo cultivo, esto te ayudará a que la producción de tu huerto sea constante y tengas vegetales frescos siempre. La planta tiene una vida y una producción "limitada" por ello debes pensar a futuro.


Los buenos sustratos que han sido formulados correctamente contienen materia orgánica, rica en nutrientes no requieren de una fuerte carga de fertilizantes en comparación a sustratos que carecen de nutrientes.


Si vas a aplicar nutrientes con un fertilizante, asegúrate que el fertilizante que vas a aplicar sea el ideal para el tipo de cultivo que tienes además de aplicar la dosis recomendada por el fabricante ya que de no hacerlo corres el riesgo de quemar la planta.


Manténte alerta de la presencia de insectos y enfermedades y consulta a tu proveedor local por las mejores soluciones si estos se presentan. Toma fotografías para que puedas explicarle mejor tu situación. Una solución oportuna es mejor a cuando ya se han esparcido los insectos o las enfermedades.


Si ves ardillas al acecho de tus cultivos utiliza una red para proteger los vegetales o bien consulta a tu proveedor local de jardinería por la mejor forma recomendable de mantener a raya a las ardillas sin que sea dañino o perjudicial para ellas.


Delimita tu huerto con ladrillos decorativos o bien flores que le den color a tu huerto.


Añade 5 cm de Composta Orgánica al menos una vez al año para darle nutrientes a tu cultivo.


Durante el periodo de cultivo y al término de este, haz anotaciones de qué te funcionó y en qué puedes mejorar, esto hará de ti un experto en el cultivo de huertos.


El riego oportuno.

El riego es fundamental para un huerto saludable y productivo. Para ello debe ser oportuno según sean las condiciones climáticas de la zona donde te encuentras así como la época del año.


En promedio se debe regar de 2 a 3 veces por semana el huerto y al llegar el verano se debe aumentar la frecuencia de riego además de aplicar los siguientes consejos:


  • Riega en las tardes pasada la hora de mayor calor.

  • Riega directo al sustrato y no de forma foliar, ya que al humedecer las hojas estás creando el ambiente perfecto para enfermedades y hongos.

  • La mejor forma de regar es con un sistema de goteo o bien con manguera de esta forma podrás enfocar el riego directamente en el sustrato, dejando el follaje libre de humedad que propicie alguna enfermedad. Los rociadores no son muy recomendables pues el desperdicio de agua es mucho y poco efectivo.


Los productos recomendables a utilizar en este proyecto son:


Huertos y Hortalizas, Tezontle, Composta Orgánica, Polvillo de Coco, Piedra Triturada, Perlita.










25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo